BM. Torrelavega

El as bajo la manga del Bathco BM Torrelavega

Desde hace ya tres temporadas, el Bathco BM Torrelavega cuenta en su plantilla con un arma secreta capaz de alterar el signo de un partido. El pundonor, la lucha y la intensidad defensiva son sus señas de identidad. Además de eso, sus salidas al contraataque y su clarividencia ofensiva, han hecho de él un activo vital en los esquemas de Álex Mozas.

El campurriano Borja Lombilla es uno de los jugadores tapados en #TheOrangeSquad. En una baraja de cartas, su versatilidad le convertiría en el comodín. En ese ‘Joker’ capaz de jugar de lateral o pivote con igual rendimiento. Sin embargo, si nos ceñimos a su incidencia sobre el juego, Lombilla no puede ser otra cosa que un as bajo la manga. Así ha sido en este inicio de la fase de ascenso, especialmente en Alicante. Cuando más sufrían los naranjas, el míster alteró el sistema defensivo a un 5:1 para dar entrada a Borja en la posición de ‘3’.

En ese instante cambió el partido. “Hay días en los puedes aportar más y así es como se dio” afirma Lombilla, destacando que “lo mejor que tiene este equipo es la rotación tan grande, cualquier variación puede ser la clave del partido”. Asegurar la zona central fue clave para la victoria en Alicante y Borja fue el elegido para hacerlo, tanto en defensa 5:1 como en 6:0.

Su capacidad de adaptación es una de sus virtudes más solicitadas. Un ‘chico para todo’. Resiliencia lo llaman ahora. Borja admite que “asumo ese rol con normalidad, sé lo que puedo aportar al equipo en cada momento”. Del mismo modo, Lombilla le resta importancia a esta polivalencia, señalando que “no soy ningún fuera de serie, solo trato de aportar mi granito de arena”.

Esta afirmación sería más que discutida por gran parte de la afición del Trueba. Su estilo de juego unido a su pasaporte de la ‘tierruca’ le hacen uno de los jugadores más queridos por la grada. Para él tiene una importancia especial un sector que coloreaba los asientos del pabellón de amarillo y azul, su pequeña familia del Balonmano Puente Viesgo.

“Yo entreno a unos críos de entre 6 y 9 años” apunta con orgullo Borja, añadiendo que le encanta “que vengan al Trueba y poder inculcarles lo que es el balonmano”. Además, Lombilla señala que “me hace muy feliz ver como va creciendo la afición al equipo y que los chavales se contagien de ello”.

Imagen de Borja en su primera etapa en Torrelavega

 

Llegado por primera vez al Bathco BM Torrelavega en 2012, Borja disputó dos temporadas antes de un hiato de cuatro años. Un gran año en Corrales le permitió retornar al Trueba de la mano de Álex Mozas en 2018, convirtiéndose en una pieza clave tanto dentro como fuera del 40×20. Ahora, a pesar de sus 29 años, es uno de los veteranos del vestuario, encabezando el segundo grupo de edad tras los Hernández y Genio. Para Borja, la situación “es rara pero es lo que tiene un equipo tan joven, yo me siento cómodo en el vestuario”.

Un joven veterano llegado de Campoo para encarnar todos los valores del Bathco BM Torrelavega: el esfuerzo, el trabajo duro, la constancia y otras tantas palabras que definen tanto a Borja como a #TheOrangeSquad y que han permitido a ambos vivir el sueño de una nueva fase de ascenso a ASOBAL.

Ir arriba