noticias

El Bathco BM Torrelavega regala una victoria a Murillo Araújo

Número de visitas:

5

Un cumpleaños es una fecha marcada en rojo en el calendario de cualquier persona, aunque cada uno tenga una forma muy particular de vivirlo. Lo que para uno puede ser la celebración de un gran año, para otro puede ser una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. De todas las maneras posibles de celebrar un cumpleaños, es difícil imaginar una mejor que la disfrutada por Murillo Araujo Santana el pasado sábado.

Nacido hace 23 años en Brasil, Murillo comenzó el día de su aniversario concentrado absolutamente en el partido frente a BM Zamora Rutas del Vino. El propio portero reconoce que “incluso se me llegó a olvidar el día que era”. Lo primero es lo primero. Al igual que en otras tantísimas tardes desde que llegó a Torrelavega, el brasileño firmó un gran partido, con intervenciones de mérito en la segunda mitad que ayudaron a certificar la victoria naranja.

El cariño del Vicente Trueba, que volvía a disfrutar de su equipo tras siete meses de parón, fue un aliciente más para el brasileño. La bocina final y los abrazos que siguieron al 30 – 26 con el que concluyó el choque ejercieron como recordatorio. Punto ganado, punto celebrado. Más aún en una fecha tan especial. En la habitual despedida del equipo con los Cabrones del Norte, a Muri le esperaba una sorpresa en forma de bizcocho, con toda la peña dedicándole un “cumpleaños feliz”.

Para Murillo, el calor que siente de la peña es “muy importante” para alguien como él que “vive lejos de casa y de su familia”. Y es que Murillo afronta ya su cuarta temporada como portero naranja tras abandonar su Brasil natal en verano de 2017. El brasileño admite que “es duro salir de casa tan joven” y que a veces “me dan bajones, me pregunto si vale la pena”, pero entiende el balonmano como “una forma de disfrutar y olvidarse de lo malo”.

A fin de cuentas, labrarse una carrera deportiva fue el motivo de su exilio. A pesar de ser un deporte emergente en Brasil, el balonmano español “es increíble” en comparación con el de allí. “Material, competición, aficionados…todo es mejor en España” admite Murillo, destacando el hecho de que “aquí aprendo algo nuevo todos los días, especialmente de mis compañeros”.

Unos compañeros que le brindaron la última sorpresa del día, llevándole a cenar a su restaurante favorito tras compincharse con su novia. Murillo destapa entre risas que “fue cosa de Fabri (Casanova), me dijeron de ir a cenar y cuando llegamos ya estaba todo reservado y mis amigos sentados”. Entre esos amigos estaba el núcleo sudamericano de la plantilla, con el mencionado Fabri, Facundo Cangiani y Marco Krimer.

Murillo, que vive con Marco, subraya el “buen ambiente” que tiene con los tres argentinos, con los que “como todos los días y me lo paso muy bien”. Sin embargo, admite que juega ese papel de impostor fruto de la histórica rivalidad, heredada del fútbol, entre brasileños y argentinos. “Pelé es mejor que Maradona”, suelta Murillo entre dientes como argumento para finalizar cualquier discusión.

En definitiva, cuando acabó la noche del sábado y Murillo volvió a casa, sabía que había sido un gran día. El brasileño se pudo ir a dormir sabiendo que en Torrelavega nunca estará solo, pues aunque su familia biológica esté a kilómetros de distancia, la familia naranja se encargó de que tuviese un cumpleaños inolvidable.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Entradas Relacionadas

Historia del balonmano cántabro

Este sábado, el Polideportivo Municipal de La Albericia no vivirá un día cualquiera. A partir de las 17:30, la historia del balonmano cántabro escribirá uno de sus capítulos más dorados

leer más »