Segundas partes nunca fueron buenas

Dice el tópico cinematográfico que las segundas partes nunca fueron buenas a excepción del Padrino y Terminator. El Balonmano Torrelavega ni se vistió de mafioso ni mutó en robot salvador. Los de Soto desperdiciaron una ventaja de cinco goles al descanso cayeron en su visita a la cancha del colista.