BM. Torrelavega

BM Torrelavega

La filosofía de trabajo del Bathco BM Torrelavega

La filosofía del Bathco BM Torrelavega guarda un paralelismo evidente con el llamado ‘cholismo’, que encarna la figura de Álex Mozas. Un símil futbolístico basado en la idea de juego de Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, que revolucionó a un equipo sin una identidad reconocible y lo reconectó con su afición. Una manera clara y definida de entender el juego, sostenida en máximas como que el esfuerzo es innegociable, que se ha convertido en una delicia para los suyos y una pesadilla para los rivales. Una mentalidad ganadora, cobcentrada en dar el 100% cada día de trabajo. Ese famoso “partido a partido” que la grada del Vicente Trueba ya disfrutaba con el «pulgada a pulgada acuñado por Jorge Pérez y que ahora disfruta en primera persona cada quince días.

BM Torrelavega
Nacho Torrescusa supervisa los estiramientos.

Sin embargo, esta filosofía no es la única que se predica en la disciplina naranja. Especialmente si nos fijamos en lo que ocurre fuera del 40 x 20. En tiempos cargados de incertidumbre por culpa del coronavirus, la preparación física se ha erigido en un aspecto fundamental en la rutina de un equipo de balonmano. El encargado de esta faceta crucial en el devenir de una temporada es una de las incorporaciones más importantes realizadas durante el pasado verano.  Nacho Torrescusa es quién vela por el perfecto tono físico de todos los integrantes de #TheOrangeSquad. Y lo hace armado con su propia filosofía: el estoicismo

De esta corriente que incluye a pensadores como Séneca o Marco Aurelio, Torrescusa se queda con la llamada “dicotomía del control” de Epicteto. De cara a su trabajo, en el que un caso de positivo por COVID-19 puede trastocar una planificación estudiada al detalle, Nacho Torrescusa decide preocuparse solo de “aquello que tengo bajo control». «Pienso únicamente en lo que puedo manejar y lo que no”, explica.  Una circunstancia, esa de no poder hacer nada más que asumir las consecuencias de lo que ocurre, a la que ya se ha enfrentado este año la plantilla con el aplazamiento de su partido en la capital frente a Ikasa BM Madrid.

 Torrescusa pretende imprimir esa mentalidad en los jugadores. La intención es que no cunda la preocupación en momentos concretos. Por ejemplo, cuando lleguen decisiones ajenas al club que puedan dar al traste con todo el trabajo de la semana. De esta forma, Nacho entiende cada entrenamiento como “un ladrillo más en una construcción a largo plazo”, alejando a los jugadores del objetivo inmediato y abriendo sus mentes “a planes A, B, C e incluso D… porque esa es la realidad que vivimos”.

Después de un parón de selecciones que al final no fue tal, el mes de noviembre se presenta crucial para las aspiraciones del Bathco BM Torrleavega. Por delante, tres partidos lejos de casa en tan solo diez días. A pesar de ello, el estoico Torrescusa responde inalterable a este problema con una simple palabra: planificación. “Si tienes todo planificado, te adaptas a cualquier situación”. Una semana con tres desplazamientos y que mantendrá al equipo al 100% cada día. “Un reto que sabemos que hay que superar si queremos cumplir los objetivos”.

En un año muy importante para la entidad naranja, la figura de Nacho Torrescusa se ha convertido ya en imprescindible. Un profesional del más alto nivel que ha caído de pie en la capital del Besaya, participando en una simbiosis perfecta entre su estoicismo y el cholismo de Mozas que pretende llevar a #TheOrangeSquad a lo más alto.

Ir arriba