BM. Torrelavega

Al final, empate

El Bathco BM Torrelavega y el Cajasur CBM firmaron las tablas en un partido en el que cada equipo dominó durante un periodo. Tras una primera parte controlada por los de Escribano, los de Mozas dieron la vuelta al choque en una gran segunda mitad. Un tanto de Fabri Casanova a falta de cuatro segundos selló un empate que deja un regusto agridulce a la escuadra naranja.

Los visitantes necesitaron tan solo tres minutos para demostrar por qué son uno de los equipos más en forma de la liga. Abad y Pavón comandaban una defensa que apenas dejaba respirar a los locales. La puesta en escena cordobesa se completó con tres goles en cuatro ataques. Los naranjas, que estrenaron su equipaje negro para evitar confusiones con el traje rojo de los andaluces, querían, pero de momento no podían. Abad hizo el 0 – 4 en un abrir y cerrar de ojos.

Un tanto de Fabri Casanova en segunda oleada y un par de pelotas que desvió Murillo Araújo parecían despertar a los torrelaveguenses. Sin embargo, eran los de Escribano los que llevaban la manija del choque. Torres paraba y condicionaba lanzamientos a partes iguales y su equipo, haciendo muy bien las cosas en ataque, incrementaba su renta poco a poco. Un cañonazo de Requena establecía el 2 – 7 y obligaba a Mozas a detener la sangría con un tiempo muerto.

BM Torrelavega
Dani Hernández

La defensa cordobesa mandaba en un partido en el que el equipo de Mozas necesitaba incrementar tanto su fluidez ofensiva como su eficacia atrás. Un pase magnifico de Requena a Morgado se convertía en el 4 – 9. A los cántabros les sobraban prisas y les faltaba clarividencia para conectar con su segunda línea. La entrada en pista de Dani Hernández, Borja Lombilla, Jaime Gallego y Dani Serrano revolucionó a los suyos. El andaluz marcó un penalti y en la acción siguiente, el pivote robó una pelota y tras correr toda la pista fusiló a Torres.

La polivalencia de Serrano permitía al equipo local alternar defensas 5 – 1 con el tradicional 6 – 0 y eso provocó alguna duda en el ordenado esquema de juego andaluz. Cordoba CBM no se dejó amilanar y siguió a lo suyo. Esteban López superó a Murillo Araújo desde fuera para hacer el 7 – 11. Es verdad que los foráneos seguían por delante, pero el Bathco BM Torrelavega ya se parecía bastante más a lo que había mostrado durante toda la temporada. Un tiempo muerto de Escribano volvió a conectar al Cajasur CBM que aceleró de nuevo justo antes del descanso. La versatilidad de Esteban López y Aitor Gómez eran un martirio para la defensa local. Un tanto de cada lateral, con una infracción clarísima sobre Dani Hernández no señalada entremedias, volvían a despegar a los andaluces. Un arreón de casta local con dos grandes acciones de David García y Nico Colunga dejaba las cosas 11 – 14 al descanso.

BM Torrelavega
Dani Serrano

La segunda parte comenzó con otro cariz. La intensidad de Jaime Gallego y el buen hacer de Dani Hernández en la toma de decisiones dieron otro aire al Bathco BM Torrelavega. Dos dianas del pivote madrileño acercaban a los cántabros a tan solo dos, 14 – 16. Sin embargo, a pesar de que los locales tenían mejor aspecto, la movilidad de la primera línea visitante seguía generando situaciones de ventaja. Aitor Gómez firmó su séptima diana de la tarde al recoger un rechace de Krimer.

Con 15 – 18 en el marcador, Dani Serrano se inventó un gol imposible que puso en boca abajo un Vicente Trueba entregado. El acierto del andaluz tuvo continuidad en una recuperación el omnipresente Gallego y un nuevo tanto del primera línea onubense. Esta vez, desde los siete metros. 17 – 18 y tiempo muerto de Escribano. En la reanudación, los colegiados excluyeron al pivote madrileño por un agarrón sobre Morgado. Con uno menos sobre la pista, el Bathco BM Torrelavega se multiplicó en defensa. Krimer sacó un pie milagroso y Lombilla forzó una falta en ataque. Los de Mozas tenían pelota para igualar y David García no la desaprovechó. Finta al corto y pelota al largo. 18 iguales.

Con tablas en el marcador y 20 minutos por disputarse, el choque comenzaba de nuevo. Restablecida la igualdad, ambos equipos pusieron su mejor versión sobre el parqué del Trueba. El empuje de la grada se convirtió en el mejor estímulo posible para un Dani Hernández en estado de gracia. El lateral firmó dos tantos consecutivos con sendas jugadas marca de la casa. Desborde en el 1×1 y pelota a la cepa del poste. El éxtasis fue total cuando Krimer hacía el 21 – 19 desde su arco.

La dinámica local invitaba a creer en una victoria que, por momentos, parecía una quimera. Sin embargo, Cajasur CBM no había dicho su última palabra. Los cordobeses aprovecharon una nueva inferioridad de los cántabros para igualar la contienda. Cada centímetro de pista se defendía hasta la extenuación. La intensidad de la defensa local comenzaba a hacer mella en un equipo con menos rotación que los cántabros. De hecho, los de Mozas tomaron la iniciativa en el electrónico gracias a que Dani Hernández y David García estaban convirtiendo en oro cada pelota que llegaba al flanco derecho del ataque torrelaveguense.

Cajasur CBM seguía a rebufo, esperando que los locales cometiesen un error para igualar una contienda preciosa. Y así fue, con 27 – 26, los cántabros erraron un par de pases y Esteban López empató el partido. Quedaban tres minutos y medio y los locales hicieron llegar la pelota a José Carlos Hernández. El asturiano cogió los pasos, se llevó un golpe de la zaga y lanzó como pudo. El “sigan – sigan” de los árbitros hizo bramar a un Trueba que clamó aún más cuando en la jugada siguiente excluyeron a Jaime Gallego.

En esta ocasión, cuando peor pintaban las cosas, el lanzamiento de Gómez se topó con la madera del mismo modo que el posterior de Abalos se encontró el pie de Torres. Quedaba un minuto y Esteban López se colgó del techo del Trueba para descerrajar un cañonazo que se coló por la escuadra. Los cordobeses parecían asegurar un punto en un partido de locos. El tiempo muerto de Mozas llegó con 30 segundos por jugarse. A los cántabros les hacía falta una diana para igualar y llegó a falta de cuatro segundos para el final. La pelota basculó hacia la izquierda para que Casanova llegase a los seis metros y fusilase a Torres.

FICHA TÉCNICA

Bathco BM Torrelavega. Murillo Araújo, Marco Krimer (1); Marc Ábalos (1), Alonso Moreno (1), Sergio Crespo, Jorge Prieto, Genio González, Jaime Gallego (3), Borja Lombilla, Isi Martínez (1), Dani Serrano (6), Fabri Casanova (3), José Carlos Hernández (1), Dani Hernández (5), David García (5) y Nico Colunga (1).

Cajasur CBM. Fernando Torres, José Pablo Jiménez; Jeremy Figueredo, Juan José Ortega (3), Esteban López (9), Carlos León (1), Pablo Martín, Sean Corning (1), Alberto Requena (1), José Javier Abad (1), Julio Morgado (2), Javier Parejas, Raúl Pavón, Aitor Gómez (10), y Juan Luis Moyano.

Parciales

0 – 3, 2 – 5, 3 – 8, 4 – 9, 8 – 11, 11 – 14

14 – 17, 18 – 18, 21 – 21, 24 – 23, 27 – 26, 28 – 28.

Árbitros: Francisco Fernández y Adrián Rodríguez (C.A. Asturias)

Ir arriba