noticias

El despertar de las valquirias

En los últimos tiempos, las producciones televisivas y cinematográficas han impregnado la cultura popular con gran cantidad de mitología nórdica. Series como Vikingos o El último reino han instalado en el ideario colectivo a fabulosos guerreros como Ragnar Lothbrok o Uhtred de Bebbanburg. También han mostrado a otras protagonistas de estas historias. A menudo olvidadas, las llamadas valquirias, como la legendaria Lagertha, son fundamentales para entender cómo funcionaban esas sociedades.

En Torrelavega, no hace falta encender la televisión para presenciar en directo las hazañas de los “Guerreros del Norte”, que volvieron al campo de batalla hace apenas 20 días. Este fin de semana, las que vuelven son las valquirias naranjas. Las mujeres guerreras del Bathco Balonmano Torrelavega despiertan de un letargo que las ha mantenido más de siete meses sin competir en partido oficial. Y lo hacen a lo grande: con un doble enfrentamiento contra Liberbank Sinfín.

Una batalla complicada en la que estarán lideradas un año más por Óscar del Barrio. El partido del sábado culminará una preparación de casi dos meses, con una pretemporada intensa que arrancó en el mes de agosto a razón de cuatro sesiones semanales. Aunque Del Barrio admite que empezar “fue duro para todos”, confía en llegar “en un buen momento de forma, pero siempre con margen de mejora”. Ese terminar la puesta a punto tendrá margen suficiente para producirse ya que, tras estos dos partidos iniciales, vuelve un parón de mes. El atípico formato de Copa Cantabria en esta edición provoca que las chicas no vuelvan a disputar otro partido hasta dentro de 30 días, cuando jugarán contra Balonmano Vallebuelna.

A nivel táctico, del Barrio valora positivamente el hecho de mantener el bloque del año pasado, “algo en lo que insistí desde un principio”. Con esa base, las incorporaciones que han llegado “vienen para dar un plus de veteranía y competitividad”, algo que “necesitaba el equipo” según el propio míster.

Dos de las jugadoras que se mantienen del año pasado son Carlota González y Bárbara Herrero, ambas “muy ilusionadas y con muchas ganas de volver a jugar”. Aunque entienden que es el rival más complicado posible, el hecho de ser Copa creen que les permitirá “salir a competir el partido y disfrutar”, además de “seguir mejorando poco a poco”.

Sobre el parón, Bárbara y Carlota coinciden en que “ha sido duro” y que lo peor de la pretemporada ha sido “no saber cuándo ibas a poder empezar, si es que podíamos”. Similar a la opinión de su míster, las chicas confían mucho en mantener un bloque año a año, aunque ellas miran más a largo plazo. En palabras de Bárbara, el equipo “se conoce del año pasado pero aún nos queda mucho por mejorar”. Y es que, tal y como indica Carlota, “cada año los objetivos serán más exigentes”.

Sobre la situación con la pandemia, confiesan que lo más raro será “no tener a nuestros padres en la grada porque van siempre”. Además, Carlota manda un mensaje a la afición naranja para recordar que “también existe el deporte femenino”. Algo que Bárbara recalca:“aunque se están haciendo cosas, seguimos en segundo plano y nos falta visibilidad”.

Un mensaje claro que sirve como llamamiento a una afición que la semana que viene podrá responder a la llamada, pues el primer partido será en Santander. Aquellos que acudan al sonido del cuerno de batalla verán el espíritu del Bathco Balonmano Torrelavega reflejado en sus equivalentes femeninas. Defensa, velocidad, intensidad y garra, atributos que las vikingas explotaron para conquistar el norte de Europa y que las valquirias naranjas adoptan para intentar dominar las tierras que defendía el general Corocotta.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Entradas Relacionadas