BM. Torrelavega

Héroes en el corazón y en el alma

Los héroes del siglo XXI no son altos, rubios y con una sonrisa perfecta. No son capaces de conseguir cualquier cosa simplemente chascando los dedos. No rescatan princesas ni salvan a la humanidad. No.

Los héroes de nuestro tiempo son personas normales y corrientes. Personas capaces de sacrificar sus privilegios individuales por el bien de un colectivo. Gente que sufre y lo pasa mal igual que tú y que yo. Tipos que dicen adiós a su familia cada quince días para defender unos colores o que renuncian a su vida personal a cambio de muy poco.

aficionEsa clase de tipos están en todos los ámbitos de la vida. Habitualmente, trabajan en solitario, de manera sigilosa, tratando de que todos sus seres queridos se sientan siempre respaldados. De forma excepcional, el destino reúne a buena nómina de estos tipos en el mismo lugar y cuando ese encuentro se produce alrededor de una entidad deportiva, ese club queda automáticamente predestinado a conseguir grandes gestas.

Y es que la temporada del BM Torrelavega ha estado repleta de pequeños logros. De batallas y milagros que han ido labrando el destino de este equipo. Dicen que el verdadero heroísmo está en transformar deseos en realidades e ideas en hechos. Salir con vida del pabellón de SAFA convirtió a compañeros en hermanos. Una familia que se ganó a pulso cada pulgada que avanzó en su camino hacia el pabellón municipal Valle de Trápaga. E hicieron falta doce pulgadas consecutivas, incluidas las conseguidas ante BM Carabanchel y ACV BM Santoña, para mantener vivo el sueño.

Doce pasos al frente que terminaron con una mirada al abismo. El BM Elda fue el encargado de convertir la fase de ascenso en una cuestión de fe. Cuando el resto pierde la esperanza, es cuando los héroes demuestran su condición. Dos partidos titánicos ante los anfitriones y los grandes favoritos que han coronado como campeón al BM Torrelavega. Campeón con mayúsculas. Campeón de todo. Héroes en todos los sentidos y maneras y, ante todo, héroes en el corazón y en el alma.

Ir arriba