BM. Torrelavega

Asfixiados

Para derrotar a uno de los candidatos al ascenso hace falta desplegar un juego consistente durante todo el partido. El BM Torrelavega jugó un buen balonmano frente al Atlético Valladolid y compitió de tú a tú a uno de los grandes de la liga. Hasta que se quedó sin oxígeno. Y eso fue en el minuto 40. Con una plantilla mermada por las bajas, los cántabros cedieron ante el rodillo pucelano que no pasó excesivos aprieto para llevarse los puntos.

Los 60 aficionados desplazados desde Valladolid se encargaron de animar los primeros compases de un partido que se calentó en seguida. Primero porque los pucelanos derribaron a Sergio Rodríguez cuando encaraba la portería y después porque Genio González hizo lo propio con Fernando Hernández cuando el capitán visitante buscaba un pase largo.

Con la temperatura idónea para vivir un gran partido, los visitantes fueron los primeros en golpear. Bien pertrechados atrás, los de Nacho Díaz salían con rapidez al contragolpe. Les bastó con aplicar esa receta tras cada fallo del BM Torrelavega para tomar el mando del encuentro. Los azules, conscientes de la rotación de su adversario era corta, imprimieron un ritmo altísimo al juego. Con 5 – 9, Soto detuvo la sangría y trato de recomponer las huestes naranjas.

Los naranjas tenían problemas para encontrar situaciones claras de lanzamiento. Y cuando lo hacían se topaban con un Rey Gutiérrez decidido a amargar la tarde a los jugadores cántabros. Fernando Hernández marcaba el 5 – 10 al culminar una contra con un lanzamiento desde el centro. Ante esa situación, Soto dio entrada a “Jota” Abad para reforzar el núcleo central de la zaga. También cambió la portería. Y funcionó. Luis de Vega leía a la perfección el movimiento de sus compañeros y los nuestros comenzaron a recuperar pelotas. Guille Barbón firmaba el 10 a 12 desde los siete metros. La dinámica del partido se había vestido de naranja. Manu Díaz y Alan Villalobos aportaron frescura y goles. Los cántabros se divertían sobre la cancha y esa sonrisa tuvo su recompensa. José Carlos Hernández igualó la contienda justo antes del intermedio.

Al igual que en el arranque el partido, el Atlético Valladolid comenzó más entonado que los naranjas. Al BM Torrelavega le faltaba la chispa con la que cerró el primer tiempo. José Carlos Hernández inyectó energía a los suyos con una exhibición de fundamentos desde el extremo. Los visitantes jugaban con cierto desahogo gracias a la contundencia de su defensa. El tiempo muerto de Soto llegó cuando la diferencia era de cuatro, 17 – 21.

La llamada de atención del técnico local reordenó los esquemas ofensivos pero la defensa seguía sin funcionar adecuadamente. Fernando Hernández y Rubén Pérez eran un tormento. Ante tal situación, el BM Torrelavega probó una defensa individual por toda la cancha. La variante táctica dio resultado y, tras dos robos con sendos goles, los torrelaveguenses volvieron a meterse en el partido. Entre tanto, Hernández fue expulsado por dar un codazo a destiempo a Sergio Crespo.

Quedaba un cuarto de hora y el Atlético Valladolid demostró ser un equipo capaz de manejar a la perfección los tiempos. Para desesperación de la grada, los ataques visitantes se alargaban hasta el límite del pasivo. Su ventaja era de cuatro y al BM Torrelavega se le acaba el tiempo.

Por eso Diego Soto decidió arriesgar al máximo en los últimos diez minutos. Una defensa abierta 3 – 3 que De la Rubia destrozó con dos internadas consecutivas hasta 6 metros. Los naranjas buscaron el milagro hasta el final pero el Atlético Valladolid no dio la más mínima opción a la sorpresa.

 

FICHA TÉCNICA

BM Torrelavega. Luis de Vega, Jacob Melián; Manu Díaz (3), Alex López, Andrés Alonso (1), Sergio Crespo, Genio González (4), Guillermo Barbón (5), Alberto Pérez, Javi Castillo (2), Sergio Rodríguez, Joaquín Marcos, Pablo Pastor (1), José Carlos Hernández (6), José Javier Abad (1) y Alan Villalobos (5).

 

Atlético Valladolid. Rey Gutiérrez, César Pérez; Sergi Grossi (6), Miguel Lacasa (1), Roberto Turrado, Alfonso de La Rubia (4), Daniel Pérez (3), Fernando Hernández (6), Julián Rasero (3), José Ángel Delgado (1), Roberto Pérez (6), Gonzalo Viscovich (3), Raúl Álvarez y Alejandro Egea.

 

Parciales

3 – 3, 4 – 6, 5 – 9, 8 – 12, 11 – 14, 15 – 15 descanso.

15 – 17, 19 – 22, 22 – 25, 23 – 27, 25 – 30, 28 – 33 final

 

Árbitros: Enric Escoda y Roland Sánchez (Colegio catalán)

Pabellón Vicente Trueba. 800 espectadores.

Ir arriba