BM. Torrelavega

Partido a cara de perro

La División de Honor Plata regresa con un plato fuerte para el Balonmano Torrelavega. La inercia de la competición ha transformado lo que podía haber sido un partido más o menos tranquilo en un compromiso de importancia capital para el devenir de ambos contendientes. El BM Torrelavega abre el año 2015 con una oportunidad inmejorable para engancharse al tren de la permanencia. Los de Soto reciben a un rival directo como Amenabar Zarautz con la necesidad de que los puntos se queden en casa.

Una victoria naranja comprimiría al máximo la zona baja de la tabla. Los nuestros son colistas pero están únicamente dos puntos por debajo de la salvación. Es precisamente su rival de mañana quién ocupa esa posición de permanencia. De este modo, un triunfo local metería en serios aprietos a los donostiarras y aliviaría la presión de los cántabros.

Las vacaciones de Navidad le han venido muy bien al conjunto torrelaveguense. El descanso ha servido para recuperar a los jugadores tocados y para mejorar ciertos aspectos técnico-tácticos. Además, los Reyes trajeron un refuerzo como el mexicano Alan Medina, llamado a aportar versatilidad a la rotación naranja.

Con todos los efectivos disponibles, el BM Torrelavega intentará doblegar a un rival directo y sacarse la espina del partido del curso pasado. En aquella ocasión, Amenabar Zarautz, con  Aguirrezabalaga y Balenciaga haciendo diabluras, dio una lección balonmanística a los pupilos de Soto. Los vascos se impusieron por ocho tantos de diferencia, 21 – 29.

Los «naranjas» se juegan algo más que dos puntos en el envite de mañana y no quiere hacerlo en soledad. Por ello, jugadores y cuerpo técnico han hecho un llamamiento a su afición a través de las redes sociales. Además, desde la junta directiva se ha decidido premiar a todos los socios con una entrada adicional completamente gratis. De este modo, los abonados del Club podrán llevar una garganta de apoyo adicional sin coste alguno.

El partido comienza a las 18:30 horas y lo arbitrarán Andrés Peñaranda y José Antonio Yagüe, del colegio aragonés.

Ir arriba