BM. Torrelavega

MISIÓN CUMPLIDA

Dice uno de los tópicos del deporte que las finales no se juegan, se ganan. El Balonmano Torrelavega no peleaba por ningún título pero no desperdició la primera oportunidad en la que dependía de sí mismo para certificar su continuidad en la División de Honor Plata. Los de Diego Soto firmaron una actuación sin fisuras ante un rival que les exigió en todo momento. El SD Teucro lo intentó pero se topó con el equipo más en forma del campeonato.

En un partido con tanta tensión, Diego Soto quiso sorprender desde el inicio. Jacob Melián ocupaba la portería de un equipo que comenzó con Thor Larsen como avanzado. Una variante táctica destinada a estrangular  el juego que genera David García. Por su parte, Javi Barrios planteó un muro 6 – 0, agresivo y con mucha movilidad.

La importancia del choque se notó desde el primer minuto. Cuatro tarjetas amarillas en menos de diez minutos ilustran perfectamente la intensidad de las dos zagas. Con el paso de los minutos, gallegos y cántabros fueron enseñando sus armas ofensivas. Los extremos visitantes frente al juego con el pivote local. A ese planteamiento, se fueron sumando protagonistas llamados a ser importantes en el transcurso del partido. Así Miguel Porto firmó un lanzamiento increíble desde el exterior mientras que Joaquín Marcos, Larsen y Barbón iban asomando la cabeza. José Carlos Hernández aguardaba su momento.

Ninguno de los dos conseguía sacar del guión a su adversario. Ni siquiera cuando llegaron las inferioridades. Los gallegos salvaron una doble inferioridad e incluso obligaron a Soto a pedir tiempo muerto. La llamada al orden del leonés recargó las pilas naranjas. Hernández y Larsen otorgaban la iniciativa a los locales en el marcador. A la arrancada local también se sumó Melián y después Alberto Pérez para establecer un alentador 12 – 10. Llegaba la primera ventaja sólida del choque. Con los visitantes asfixiados por la defensa torrelaveguense, vinieron las prisas y las imprecisiones. Tantas como para desperdiciar tres opciones de aumentar la renta. David García rescató a los suyos con un gol al borde del pasivo. Un nuevo acierto del central visitantes comprimía el tanteador. Al descanso, 13 – 12.

Ambas escuadras supieron entonces que Pozoblanco ganaba con suficiencia al GoFit Sinfín por lo que los dos dejó de servirles cualquier resultado que no fuese ganar. Y el que mejor lo entendió fue David García. El lateral izquierdo empataba a 13 en un partido en el que la tensión estaba por las nubes.

Con las fuerzas tan parejas, cualquier desajuste podía decidir el signo del partido. En el intercambio de exclusiones, fueron los extremos del Balonmano Torrelavega los que dieron un paso al frente. Tres acciones marca de la casa Barbón – Hernández pusieron el pabellón patas arriba y los suyos con tres de ventaja.  Especialmente inspirado estaba el ala izquierda del conjunto naranja. El quinto tanto Hernández marcaba el camino torrelaveguense hacia la victoria.

El “33” derrochó talento para marcar en inferioridad y tiró del carro cuando más apretaban los de Javi Barrios. Un robo más contra ataque de Borja Lombilla establecía del 22 – 19 con el que el técnico visitante decidió pedir tiempo muerto. El partido entró en su recta final con los cántabros en inferioridad. Sin embargo, una recuperación del hombre del partido unida al tercero en la cuenta de Barbón elevaba la renta a cuatro.

La ventaja era más que suficiente para encarar el final con ciertas garantías de éxito. Más aún cuando Jacob Melián sacó dos pelotas consecutivas. Llegó el momento de cerrar el partido y no pecar de precipitados. Un gol de Javi Peña al borde del pasivo allanaba un camino que la defensa alquitranaba en cada acción. Las variantes tácticas ordenadas por el técnico gallego no supusieron el más mínimo contra tiempo. El Balonmano Torrelavega tocaba con los dedos la permanencia.

La fiesta en el Trueba fue completa cuando Jorge Pérez paró un penalti. El tanteador era 27 a 21 y la salvación matemática una realidad. El tramo final del choque sirvió para certificar la sexta victoria consecutiva de un equipo al que se le ha quedado corta la liga. Al final, el marcador se quedó en 30 – 23 gracias a un golazo de Joaquín Marcos. Un tanto precioso para cerrar un partido que sabe a misión cumplida.

 

FICHA TÉCNICA

 

BM Torrelavega. Jacob Melián, Jorge Pérez; Oscar Arroyo, Thor Larsen (3), Eugenio González, Guille Barbón (4), Javi Peña (3), Abel Lamadrid (2), Borja Lombilla (1), Alberto Pérez (3), Joaquín Marcos (6), Jadim Sour (1), J.A. Calderón (1) y José Carlos Hernández (6).

SD Teucro. Héctor Gil, Daniel Pereira; Marcos Dorado, Carlos Pombo, David García (6), Alex Pombo (2), Miguel Porto (4), Tomás Moreira (3), Aser Costal, César Arman (2), Carlos García (5), Borja Fernández y Miguel Sío (1).

 

Parciales

2 – 3, 4 – 5, 7 – 6,  9 – 9, 12 – 10, 13 – 12 Descanso

15 – 14, 19 – 16, 22 – 19, 24 – 21, 27 – 21, 30 – 23  final

Árbitros.  Miguel Gardón y Antonio Martín (Colegio de Castilla y León y Madrid respectivamente)

Pabellón Municipal Vicente Trueba. 800 espectadores.

En el descanso se homenajeó a Enrique Cruz e Iván Fernández, coordinadores de la cantera naranja.

Ir arriba