BM. Torrelavega

Motivos para sonreír

La sonrisa de Lucas y su hermano Antón tiene un problema: es contagiosa. Desde que entraron al pabellón se encargaron de que todos los aficionados que acudieron a despedir la temporada del Balonmano Torrelavega estuviesen felices. Ellos lo eran. Más aún cuando Manolo López y Jorge Pérez les hicieron entrega de una camiseta firmada por todos los miembros de la Selección Española. El encuentro ante el Ereintza Aguaplast no podía tener un aperitivo mejor.

En lo que al partido se refiere, se ajustó el guión previsto desde el inicio. Los locales querían despedir un año histórico con buen sabor de boca y no tardaron en demostrarlo sobre el parqué. Atrincherados en una defensa 6 – 0, Calderón y Barbón daban las primeras ventajas a los cántabros en el electrónico. Sin la tensión de otras ocasiones, los visitantes tampoco querían convertirse en una comparsa. Gracias al ritmo marcado por Mikel Iraeta, lograron un parcial de 1 – 5 que volteó el tanteador. 

Tras una fase plagada de imprecisiones por parte de ambas escuadras, los pupilos de Soto dieron un pequeño paso al frente. Cristian Pereda blindó su portería y los artilleros locales comenzaron a exhibir recursos. Un gol por el palo corto de Guille Barbón y otro en contra golpe de Ángel Fernández otorgaban al conjunto naranja cierta ventaja. Con los jóvenes como Borja Lombilla o Sergio Crespo sumados a la fiesta y disfrutando de muchos minutos, los cántabros se marcharon al descanso ganando por 4, 15 – 11.

Tras el sorteo de regalos entre los miembros de la escuela, ambos conjuntos regresaron a la cancha para disputar los últimos 30 minutos del curso. Tras un pequeño acelerón visitante, los Guerreros Naranjas no tardaron en restablecer los cinco tantos de renta. Únicamente la exclusión de Oscar Arroyo, primera de todo el partido, lastró momentáneamente el despegue  torrelaveguense. Con la igualdad restablecida, la horquilla de la ventaja local se movía entre los dos y los cuatro goles. Justo en ese instante, Jorge Pérez se disfrazó de quaterback y se dedicó a suministrar pelotas de contra ataque a sus compañeros. Una rosca espectacular de Ángel Fernández ponía el 24 a 18.

Con el signo del partido resuelto, un zambombazo de Calderón aseguraba al Balonmano Torrelavega el honor de ser el segundo equipo más anotador de la División e Plata. Mejor no podían salir las cosas. Los minutos finales sirvieron para que Jorge Pérez demostrase su clase, Guille Barbón se hinchase a meter goles y Genio González sirviera un fly espectacular que culminó de vaselina Ángel Fernández. El extremo cerró el partido con un gol desde su campo que ponía el definitivo 31 a 22 en electrónico.

Con los niños de la Escuela a la caza de autógrafos y fotos, se bajó el telón de una temporada en la que se iba a luchar por no bajar y se ha terminado soñando con el ascenso. Una campaña en la que se ha conseguido la séptima posición en la tabla que supone ser el mejor equipo cántabro de la categoría y firmar clasificación más notable de toda la historia. Un curso deportivo en el que el balonmano espectáculo se ha puesto de moda en Torrelavega. Razones más que de sobra para sonreír hasta los primeros entrenamientos de la próxima campaña.

 

FICHA TÉCNICA

Balonmano Torrelavega. Jorge Pérez, Cristian Pereda; Carlos Pérez, Oscar Arroyo (1), Sergio Crespo (1), Eugenio González, Guillermo Barbón (9), Javi Peña (2), Abel Lamadrid (3), Borja Lombilla (3), Alberto Pérez (1), Jadim Sour, J.A. Calderón (3) y Ángel Fernández (8).

Ereintza Aguaplast. Íñigo Yerobi, Urtzi Otegui; Daniel Solano (1), Aritz Otegui, Jon Imanol Vázquez (4), Iker Garmendia (1), Asier Bezanilla, Ion Rubio (3), Ioritz Goikoetxea (4), Aitor Díaz De Cerio (3), Mikel Iraeta (2), Aitor Iturralde (2), Ekaitz Mujika y Asier Larrañaga (2).

Parciales

4 – 1, 5 – 5, 6 – 6, 9 – 8, 12 – 8, 15 – 11  descanso

16 – 14, 19 – 15, 21 – 18, 25 – 20, 27 – 21, 31 – 22 final

Árbitros: Miguel Gardón y Joseba Jokin Ordoki (Colegio madrileño y navarro respectivamente)

Pabellón Municipal Vicente Trueba. 600 espectadores.

Ir arriba