BM. Torrelavega

Sensación agridulce

El Balonmano Torrelavega cosechó un trabajado punto ante el BM Alcobendas en un partido que se saldó con empate a 29. A pesar de que ninguno de los dos consiguió dominar claramente el choque, los locales merecieron mejor suerte ante un rival que nunca se dio por vencido.

Ambos equipos presumen de practicar un balonmano dinámico, de posesiones cortas y acciones muy rápidas. Sin embargo, el partido comenzó dominado por la seriedad defensiva de cántabros y madrileños. Las dos escuadras arrancaron con un ritmo muy elevado a la hora de guardar su portería y cada gol requería un esfuerzo enorme.

Ni siquiera la primera inferioridad local de la tarde sirvió para que se rompiese la tremenda igualdad que reinaba en el Vicente Trueba. En el ecuador del primer acto, los de Soto encadenaron un par de recuperaciones con sendos contra ataques de Ángel Fernández. El 7 a 5 fue un espejismo. En un abrir y cerrar de ojos, los madrileños enjugaron la renta. La confianza de los visitantes creció con esta reacción y el Alcobendas comenzó a desplegar una de sus mejores armas: la velocidad.

Tras el tiempo muerto de Soto, los locales se pusieron las pilas. Los de casa pasaron del 6 – 0 a defensas alternativas y lograron abrir una mínima brecha en electrónico antes del descanso. Ángel Fernández y Guillermo Barbón fueron los estiletes de un equipo que iba creciendo con el paso de los minutos. Al igual que en el partido contra Bidasoa, un acelerón cántabro antes del descanso dejó el tanteador en 16 – 14 y la sensación de que el partido estaba muy vivo.

Nada más comenzar el periodo definitivo, dos goles consecutivos de Abel Lamadrid más un penalti detenido por Jorge Pérez incrementaban la moral de un conjunto que lograba ampliar hasta cuatro su ventaja. Los locales defendían cada acción como si fuese la última y volaban en busca de la meta defendida por Calle. Aún con uno menos sobre la cancha, Genio y Ángel se inventaron un fly que puso en pie a la grada.

En el minuto 42 el choque cambió totalmente. Calderón y Barbón fueron excluidos en la misma jugada y los árbitros dieron validez a un penalti que se lanzó antes de autorizarlo. La grada se incendió con estas decisiones y Alcobendas volvió a acercarse. Tanto que logró empatar a 25 con 12 minutos por jugarse.

Un penalti más que riguroso transformado por Nico López culminaba la remontada madrileña. Los cántabros reaccionaron con el octavo tanto de Ángel Fernández y el choque entró en una fase de intercambio de goles. Así se llegó al tramo definitivo con 28 – 29. Calderón forzó una exclusión que daba ventaja numérica a los de Soto y empató el tanteador. Una exclusión de Nano niveló las fuerzas.

Con minuto y medio por jugar, Sánchez – Nieves llamó a filas los suyos. Tras el minuto de resuello, Alcobendas cometió pasivo. Entonces fue Soto el que utilizó el tiempo muerto pero no sirvió de mucho. Calderón lanzó arriba y César Beret hizo falta en ataque. Con cinco segundos para el final, cuando los locales buscaban el tanto del triunfo, una falta táctica en el centro de la cancha terminó con el partido.

Al final, reparto de puntos en un partido que ninguno de los dos equipos pudo ganar por K.O pero que los locales merecieron ganar a los puntos.

 

FICHA TÉCNICA

Balonmano Torrelavega. Jorge Pérez, Cristian Pereda; “Sumi” González (3), Oscar Arroyo, Eugenio González (2), Guillermo Barbón (2), Javi Peña (1), Abel Lamadrid (3), Borja Lombilla (1), Alberto Pérez, Fernando Glez. Gundin (4), Joaquín Marcos, J.A. Calderón (5) y Ángel Fernández (8).

BM Alcobendas. Ernesto Sánchez, Carlos Calle; Ángel Castaño (1), César Beret (7), Sergio Mellado, Sebastián Kramarz (3), Markel Beltza, Manuel Catalina, Nicolás López (6), Alberto Tejón (7), Miguel Muñoz (5), Ignacio Gimeno, Sergio García y Adrián Prieto .

Parciales

1 – 1, 3 – 4, 7 – 5, 9 – 10, 12 – 12, 16 – 14  descanso

19 – 17, 22 – 20, 24 – 23, 25 – 26, 27 – 28, 29 – 29 final

Árbitros

Martín Rodríguez y Daniel Portela  (Comité gallego)

Pabellón Municipal Vicente Trueba.  850 espectadores

Ir arriba