BM. Torrelavega

DESFONDADOS

El Grupo Pinta – Torrebalonmano cayó derrotado en el último desplazamiento de la temporada. En un partido con muy pocas cosas en juego, los torrelaveguenses dieron una buena imagen ante el Teucro. El cansancio, aderezado con una serie de decisiones arbitrales muy controvertidas, privó al equipo de conseguir un resultado positivo.

Con la permanencia sellada hace una jornada, el Grupo Pinta – Torrebalonmano comenzó el choque sin ningún tipo de presión. A pesar de las ausencias de Nano y los hermanos Pérez, el equipo mostró un buen tono general y volvió a tirar de Javi Peña. Los primeros goles del lateral zurdo ponían por delante a los visitantes en el pabellón municipal de Pontevedra.  Sus compañeros no tardaron en demostrar que un jugador sin ansiedad es mucho más productivo. Ángel Fernández y José Antonio Calderón también veían puerta con cierta facilidad. Esa situación no le gustó nada al técnico local que se vio obligado a solicitar un tiempo muerto con el marcador 6 – 9.

La decisión de Javier Barrios descolocó a la línea defensiva torrelaveguense que concedió demasiadas facilidades por el centro. También aparecieron las exclusiones por lo que el Teucro no tardó en meterse en el encuentro. A partir del empate a 9, el choque entró en una fase de intercambio de goles. Los cántabros eran los que llevaban la iniciativa pero no eran capaces de descolgar a los gallegos. Al descanso, 16 iguales.

Las primeras acciones del segundo acto fueron fiel reflejo de lo visto en el primero: los gallegos anotaban con cierta comodidad desde el exterior mientras que los naranjas se basaban más en el juego con el pivote. La conexión Polo – Lamadrid funcionó a las mil maravillas. Pese a lo disputado que estaba el choque, Juan Escudero hizo debutar a Carlos Collado en la portería. También dio minutos a Samuel Allende. Con los dos canteranos sobre la cancha, el equipo no se resintió lo más mínimo. Es más, Collado dejó intervenciones de mucho mérito.

Peor para los intereses visitantes fue la segunda exclusión de Abel Lamadrid. El pivote estaba siendo de los más destacados del choque y su salida de la cancha fue aprovechada a la perfección por el Teucro. Un parcial de 4 a 0 acompañado de una especial vigilancia sobre Abel cuando regresó a la pista acercaba a los gallegos a la victoria final. La situación empeoró cuando José Antonio Calderón vio la tarjeta roja de forma inexplicable. Dos exclusiones en la misma acción privaron al alicantino de concluir el partido. Esta rigurosa decisión arbitral condicionó claramente los minutos finales del choque.

A pesar de todas las adversidades, el Grupo Pinta – Torrebalonmano no bajo los brazos. Desde el banquillo se ordenó una defensa mixta y los jugadores se vaciaron sobre la cancha. Sin embargo, los naranjas fueron víctimas del agotamiento y de sus propios errores. Al final, 34 – 28. Una diferencia excesiva a tenor de lo visto en el pabellón municipal de Pontevedra.

FICHA

S.D. Teucro. Milan Calic, Eduardo Alonso; Alberto Salgado (8), Carlos Pombo (1), Toño Fernández (5), Alejandro Pombo, David Chapela (6), Miguel Porto (1), Tomás Moreira (3), José Ricoy (1), Jorge da Silva (8), Carlos García, Borja Pedreira (1), Alex Fontela.

Grupo PintaTorrebalonmano. Adolfo Gómez, Carlos Collado; José Miguel González, Samuel Allende, Abraham Fontaneda, Álvaro Polo (2), Eugenio González (2), Jon Alzaga, Javi Peña (5), Abel Lamadrid (7), Joaquín Marcos (3), José Antonio Calderón (6), Ángel Fernández (3).

Parciales

2 – 3, 4 – 6, 7 – 9, 11 – 12, 13 – 14, 16 – 16 descanso.

19 – 18, 22 – 21, 25 – 25,  29 – 25, 30 – 27,  34 – 28 final.

 

Árbitros: Ignacio Pascual y Carlos Luque (Colegio catalán)

Pabellón Municipal Pontevedra 300 espectadores.

Ir arriba