BM. Torrelavega

MISIÓN CUMPLIDA

El Grupo Pinta – Torrebalonmano hizo los deberes y se llevó sin demasiado apuros el partido que le enfrentaba al Teucro. Los de Escudero controlaron el choque en todo momento y resolvieron último compromiso liguero de 2011 con solvencia.

Gracias a este resultado, los cántabros se sitúan tres puntos por encima del descenso, a falta de una jornada para que concluya la primera vuelta.

Ambos equipos comenzaron el choque con una intensidad enorme. Los dos se jugaban mucho en el envite y lo reflejaron desde el primer minuto. Hubo numerosos choques, roces y golpes a destiempo. Era una final y nadie quería perder. Calderón lideraba la ofensiva local mientras que Unanue, que finalmente jugó, dirigía con eficacia a los suyos.

El equipo de casa no tardó en coger las primeras ventajas en el marcador. Cuando los cántabros pueden correr, todo es mucho más sencillo. Un gol de Abel Lamadrid a la contra ponía el 5 a 2 en el tanteador. El Teucro estaba con uno menos y los naranjas lo aprovecharon. Las intervenciones de Adolfo Gómez junto a una buena defensa permitían al equipo jugar con tranquilidad en la otra parte de la cancha. 

Aún con un excluido, los torrelaveguenses controlaban el partido. Una vez recuperada la igualdad numérica, se lanzaron a romper el partido.  El primer tanto de Nano situaba un esperanzador 8 a 3 en el electrónico y obligó a  Javier Barrios a parar el partido. Pero no le sirvió de mucho. Adolfo paraba todo lo que llegaba y sus compañeros fusilaban una y otra vez a Eduardo Alonso. Sobre todo su ex compañero Calderón. El alicantino terminó el primer acto con 6 dianas en su cuenta particular. Con todos los  engranajes bien engrasados y a pleno rendimiento, los locales fueron una máquina de hacer balonmano. Si hubiesen tenido más efectividad en el lanzamiento, el choque habría quedado visto para sentencia en el primer acto. Un gol de Carlos García sobre la bocina  dejaba el tanteador en 13 a 10 en el intermedio. Un renta escasa para lo visto sobre la cancha.

El segundo acto comenzó con una variante defensiva por parte del Teucro. Barrios dispuso un avanzado para intentar sujetar a Calderon. Y el experimento funcionó hasta que los locales fueron capaces de generar ocasiones de lanzamiento para otros jugadores. Para entonces, la renta naranja había mermado un gol y los visitantes se veían con opciones de victoria. Una contra culminada por Pedreira comprimía el marcador al máximo. Habría tensión hasta el final.

Después de una fase de intercambio de goles, los naranjas recuperaron el juego desplegado en el primer acto. La aparición de los extremos aportó versatilidad al ataque local y muchas más opciones de conectar con el pivote. La ventaja se disparó hasta cinco, con 14 minutos por disputarse. El parcial fue de 5 a 1. El tiempo muerto visitante no tardó en llegar.

Desde ahí hasta el final, los de Escudero se dedicaron a gestionar su ventaja de la mejor manera posible. Con la inspiración de Adolfo y el goteo de goles fue suficiente para despedir el año de la mejor manera posible. El marcador definitivo fue 29 a 25. Gracias a este triunfo, el Grupo Pinta – Torrebalonmano se come el turrón con 9 puntos y la sensación de tranquilidad que genera vivir lejos de los puestos de peligro.

 

FICHA DEL PARTIDO

Grupo PintaTorrebalonmano.
Jorge Pérez, Adolfo Gómez; José Miguel González,  Abraham Fontaneda, Álvaro Polo (6), Eugenio González, Jon Alzaga (2), Javi Peña, Abel Lamadrid (5), Alberto Pérez, Fernando González Gundín (2), Joaquín Marcos (2), José Antonio Calderón (8), Ángel
Fernández (4).

S.D. Teucro. Gonzalo García, Eduardo Alonso; Mikel Unanue (1),  Alberto Salgado (2), José Antonio Fernández (1), Alejandro Pombo, David Chapela  (5), Miguel Porto, Tomás Moreira (1), José Ricoy (1), Carlos Arias, Jorge da Silva (3), Carlos García (6), Borja Pedreira (5), Alex Fontela.

 

Parciales

2 – 2, 5 – 2, 7 – 3, 10 – 4, 11 – 7, 13 – 10 descanso.

14 – 12, 16 – 15, 20 – 16, 23 – 19, 26 – 21, 29 – 25 final

Árbitros: Miguel Gardón y Joseba Jokin Ordoki (Comité madrileño y navarro)

Pabellón Vicente Trueba. 800 espectadores

Ir arriba