BM. Torrelavega

EL DÍA DE LA MARMOTA

Si recuerdan la famosa película Atrapado en el Tiempo, podrán hacerse una idea de lo que ha sido el partido del Grupo Pinta en Barkaldo. Una réplica al de la temporada pasada y a los muchos encuentros amistosos que ambos equipos han jugado este verano. Una primera parte esperanzadora seguida por otra decepcionante y siempre el mismo final. Bienvenidos al Día de la Marmota del Grupo Pinta. Un día que siempre coincide con la visita al pabellón de Lasesarre.

El choque comenzó de la mejor manera posible para los intereses de la escuadra que dirige Juan Escudero. Escudados en una defensa 6 – 0 fortísima e imprimiendo la velocidad necesaria a los procedimientos ofensivos, el Grupo Pinta comenzó mandando con autoridad. Tras los minutos de tanteo, los naranjas no tardaron en obtener las primeras ventajas en el marcador. Un problema en la rodilla y molestias en el dedo de Alvaro Polo, entregaron la responsabilidad de dirigir al equipo a Genio González. El central no se arrugó y bajo su batuta se vivieron momentos realmente brillantes de balonmano. Los nuestros defendían y corrían. Hasta cuatro contra ataques claros acabaron en el fondo de la portería defendida por Rogelio Llamazares. No es de extrañar que en el minuto 20, el marcador reflejase un contundente 4 a 11 favorable a los torrelaveguenses.

Sin embargo, antes del descanso, el Barakaldo reaccionó. Los vascos son un equipo orgulloso y aguerrido. Más aún cuando juegan ante su afición. Un cambio de actitud les permitió situarse unicamente a dos goles en el ecuador del choque. Al descanso, Grupo Pinta ganaba por 2, 10 a 12.

Lamentablemente, las buenas sensaciones se esfumaron tras el descanso. Sabedores de que debían hacer algo distinto para conseguir la victoria, los locales apostaron por un cambio defensivo notable. Con una disposición 3 – 3 tan agresiva como intensa, bloquearon el caudal ofensivo de un Grupo Pinta incapaz de encontrar soluciones. La circulación de balón y la buena selección de lanzamientos se quedaron olvidadas en el fondo del vestuario. Los vascos apoyados en una disposición defensiva arriesgada lograron su objetivo: sacar del partido a los cántabros. Desde el minuto 10 hasta el 25, el equipo foráneo solo marcó 6 goles por los 11 del los visitantes. De este modo, el Barakaldo afrontó el tramo final del partido sin agobios en el marcador y con la victoria prácticamente asegurada.

Cuando sono la bocina final, los cinco goles de renta se mantenían intactos. 30 a 25 fue el tanteador definitivo de un choque en el que el Grupo Pinta cometió los mismos errores que en este mismo partido en la temporada pasada.

B.M. Barakaldo: Llamazares, Urretxa; Sagasti, Aguirrezabalaga (2), Ortuondo (4), Sarasola (1), Borda, Porras (5), Piritz (1), Muñoz (4), Joseba Fernández, García (9), Macías,Portuondo (4).

Grupo Pinta: Adolfo Gómez, Jorge Pérez; José Miguel González, Diego Abascal, Álvaro Polo, Eugenio González (1), Jon Alzaga (2), Javi Peña (1), Abel Lamadrid, Alberto Pérez (6), Fernando González Gundín (2), Joaquín Marcos (4), José Antonio Calderón (5), Ángel Fernández (4).

Parciales
3 – 3, 4 – 6, 4 -7, 4 – 11, 8 – 12, 10 – 12 descanso
13 – 13, 16 – 16, 19 – 18, 22 – 20, 27 – 22, 30 – 25 final

Pabellón de Lasesarre, 240 espectadores.
Árbitros: Miquel Florenza y Jordi Ausas, Comité Catalán.

Ir arriba